La Ley del espejo: ¡Basta ya de discutir!

¡Basta!…, estás agotada…, no sigas desgastándote de esta forma, discutiendo por cualquier cosa…, incluso has optado por hablar lo mínimo con tu pareja porque cualquier tema desencadena en una tormenta en la cual sales sintiéndote peor…,tu energía está en mínimos…, mírate y ¡reacciona!

Las discusiones de por sí no son negativas, de hecho el término “ discutir” es hablar sobre un tema del que se tienen opiniones diferentes pero eso no significa en ningún caso negatividad, agresividad física o verbal, imposición, gritos, peleas, etc.

Si bien las discusiones de pareja son algo que hemos tenido todos y todas ya que puede haber momentos difíciles o malentendidos y fallos en la comunicación, lo importante es que  aprendas a “discutir” de forma consciente, hablando, comunicando de forma sana, escuchando, entendiendo la situación y, sobre todo, con ánimo de llegar a una solución que beneficie tu relación.

¿Quieres saber cómo puedes “discutir” a partir de ahora para no dañarte?

  1. Lo primero de todo es saber muy bien de qué estás hablando y no mezclarlo con temas del pasado, recriminaciones, juicios e incluso insultos, es decir, ceñirte al motivo de la discusión del momento. Es muy importante que empieces a discutir por un tema en particular y no te vayas de ahí. 

La finalidad es solucionar el motivo por el que estáis discutiendo, no solucionar tu vida de pareja entera sacando todos los trapos sucios.

  1. En segundo lugar, escucha, sí, escucha bien y conscientemente lo que está diciendo el otro. Si os pisáis hablando, díselo y si es necesario establecéis turnos con un tiempo limitado. Necesitas escuchar para poder luego expresar tu opinión de forma calmada. En caso contrario cada vez subes más el volumen para que te oiga y acaba en una “batalla campal”. Esta situación hay que evitarla a toda costa.
Gritas porque sientes que el otro está muy lejos de tu corazón y así te va a oír cuando lo que quieres es que esté cerca de ti y susurrarle al oído”
  1. No estás compitiendo con nadie ni humillando a nadie, y menos a tu pareja, estás intentando llegar a un acuerdo sobre un tema del que, simplemente, opináis diferente, es tan simple y tan complicado a la vez como esto. Una pareja es un equipo y dentro de un equipo no hay un ganador y un perdedor, hay dos personas que luchan, viven y hacen todo lo posible por llegar a su objetivo que es el mismo: estar bien el uno con el otro. 

Así que, la próxima vez que sientas que estás cayendo en la competición, para y recapacita y después, ajusta las expectativas o prioridades con tu pareja para ir en la misma dirección.

“Nunca por encima de ti, nunca por debajo de ti, siempre a tu lado”. Walter Winchell, periodista estadounidense (1897-1972)
  1. Expresa cómo te sientes de forma constructiva, no lo que está pasando o los hechos que solo te conducen a la culpa de alguien sino, cómo te hace sentir esta situación por dentro para llegar a un entendimiento mutuo. 

Una frase del tipo: “....esto que ha ocurrido o que está ocurriendo me hace sentir….” es muy acertada y no provoca una mala reacción en el otro poniéndose a la defensiva; lo que ocurre, es que genera empatía.

  1. Si en algún momento sientes que la situación te está superando y vas a explotar, ¡para! Para y vete de ahí de la forma más educada posible. Necesitas un tiempo para asentar lo que está pasando, vete a dar una vuelta, a una habitación sola contigo misma, etc. 

Además, no siempre se puede solucionar todo rápidamente, hay temas que son más complejos y necesitan más tiempo pero eso no quita que hay que seguir siempre teniendo respeto hacia el otro y hacia uno mismo.

  1. No dejes que los temas que te molesten se vayan acumulando, cada vez que haya algo, háblalo, desde la mujer adulta que eres, con cariño, con tranquilidad y con la máxima asertividad. En el futuro lo agradecerás.

¿Y qué más puedo hacer?

Te cuento que hay una herramienta que me ayudó mucho a mí y que nunca olvido cuando estoy en alguna situación así. 

Se trata de LA LEY DEL ESPEJO que dice lo siguiente aplicado a la pareja (también es aplicable a cualquier relación):

  • Todo lo que me gusta y admiro de mi pareja, está dentro de mí, también lo tengo yo aunque no pueda reconocerlo o verlo, pero si no lo tuviera, no lo vería en el otro.
  • Todo lo que me molesta, “saca de quicio” o quiero cambiar del otro está dentro de mí también. ¡¡Toca reflexionar profundamente sobre esto!!
  • Todo lo que mi pareja me “echa en cara”, me critica, me juzga o quiere cambiar de mí y no me afecta, no es mío, es de mi pareja y le corresponde.
  • Todo lo que mi pareja me “echa en cara”, me critica, me juzga o quiere cambiar de mí y me molesta que lo haga o me lo diga, es necesario que me lo mire ya que está en mí y es mi “sombra” con lo que es bueno que la reconozca y la trabaje para mejorar la relación conmigo misma y con los demás.

Ejercicio.-

Llegados a este punto, te voy a pedir que cojas papel y lápiz o bolígrafo y hagas cuatro columnas, en la primera anotarás todo lo que te gusta y admiras de tu pareja, en la segunda todo lo que te molesta mucho de tu pareja, en la tercera todo lo que tu pareja te dice pero no te afecta porque no te sientes identificada con ello y en la cuarta, todo lo que tu pareja te dice y realmente te molesta.

¡Cuánta información tienes ahora para empezar a mejorar esta relación!

  1. Tienes las cosas buenas que llevas en ti en la primera columna, esto son recursos de los que te vales, seas consciente o no en tu vida, los tienes.
  2. Tienes en la segunda columna lo que puedes trabajarte para evolucionar, ser mejor persona, ser mejor pareja y tener relaciones más sanas con tu pareja y con todas las personas que te rodean.
  3. Tienes en la tercera columna lo que lleva tu pareja y que puede trabajar en el momento que lo haga consciente. Aquí no hay nada tuyo.
  4. Y tienes en la cuarta columna tu “sombra”, aquello que llevas de forma inconsciente y no te lo ves y que con este ejercicio sale a la luz para trabajarlo 
¡Qué gran maestro o maestra tu pareja cuando saca esto y te lo pone delante para mejorar como ser humano! Gracias es lo primero y mejor que le puedes decir.

Espero que te haya ayudado este ejercicio a conocerte un poco más y a mejorar a partir de ahora tus “discusiones” y tu relación de pareja.

Te aconsejo este libro si quieres conocer más detalles sobre la Ley del Espejo, este libro me encantó y es para leer varias veces según el momento de la vida que estés pasando:

"Tú eres yo" de Marta Salvat

Si quieres profundizar más o ir más rápida en este camino del autoconocimiento mejorando tu relación de pareja y consiguiendo tener unas relaciones más sanas, pídeme cita por whatsapp y lo vemos juntas.

Y si quieres aprender a comunicarte de forma eficaz en todas las áreas de tu vida, te invito a veas mi curso "COMUNICACIÓN SANA" haciendo click aquí:

CURSO COMUNICACIÓN SANA

Te deseo un muy buen viaje en tu vida, con amor y serenidad,

Lina Tur

Si tienes algún comentario, sugerencia o duda, puedes enviarme un mensaje a info@linaturcoach.com y estaré encantada de responderte.

Suscríbete a mi blog

Recibe artículos y otros contenidos de valor

¡Gracias! En breve recibirás un mensaje de confirmación.
¡Vaya! Se ha producido un error al enviar el formulario.
Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si lo deseas, puedes configurar tus preferencias. Para más información consulta nuestra política de privacidad.
Abrir preferencias